top of page
Buscar
  • cocemfealboradatol

EL FUTURO DE LA IMPRESIÓN 3D

Queremos comenzar el año, apostando por el futuro que la impresión 3D brindará a nuestro colectivo.


En 2023 Ingenieros australianos pertenecientes a la Escuela de Ciencias de la Computación de la Universidad de Sydney desarrollaron una especie de brazalete que permite a personas con distintas dificultades de movimientos de sus brazos y manos tomar el control en programas de PC, consolas de juegos y en aparatos de comunicación inteligentes. El equipo liderado por el Licenciado Stephen Lin bajo la supervisión del Dr. Anusha Withana, profesor titular de la mencionada Escuela, se valió de una impresora 3D de las más simples y bajo costo para realizar el cuerpo del brazalete utilizando una resina especial a la que se le adosan sensores capaces de detectar los movimientos más sutiles de los dedos de su usuario a través de las vibraciones que se producen en el túnel carpiano, la parte de la mano que se comunica con la muñeca, el que contiene los tendones que controlan la movilidad de dicha extremidad.

Dichos movimientos son transmitidos vía bluetooth hacia un programa que interpreta los movimientos de cada persona, utilizando el aprendizaje automático que proveen los sistemas de inteligencia artificial, lo que permite que cada unidad se ajuste exactamente a las capacidades y a las necesidades de cada sujeto. A su vez, el programa se comunica con el aparato que se desea controlar en tiempo prácticamente real, lo que permite al usuario no solamente velocidad de reacción, requerimiento indispensable para poder jugar muchos títulos en las distintas plataformas, sino también muy buena precisión en los movimientos, lo que facilita la jugabilidad, así como también el manejo de programas de PC y aplicaciones en teléfonos inteligentes, tablets, etc.


Ya existen joysticks y otros dispositivos que ayudan a quienes tienen limitaciones serias en sus movimientos, el problema es que muchos de ellos son muy caros o, aunque muy posiblemente superen la etapa experimental, su utilización práctica es algo dificultosa. Como ejemplos de ello, pueden citarse Stentrode, presentado el año pasado, una interfase cerebro-computadora que habilita el control de aparatos digitales mediante el pensamiento o su similar de NexStem, una elegante vincha que está disponible solamente para investigadores. Algunas de estas innovaciones requieren de cirugías, cables y otros implementos que los hacen algo engorrosos.


Por ello, en las investigaciones futuras, tanto la forma de impresión como los programas y aplicaciones necesarios para su uso, deberían ser suministrados en la categoría de freeware cuando se pongan a disposición del público, reduciendo su costo prácticamente al valor de sus materiales, y con precio más asequible.



Ejemplo de ello, es el trabajo de Ayúdame 3D, un proyecto español, que desde 2017 se dedica al diseño y la fabricación de 'trésdesis', brazos impresos en 3D, para personas sin recursos de todo el mundo. El objetivo de esta ONG, promovida por el ingeniero Guillermo Martínez, es mejorar la calidad de vida de las personas que no pueden permitirse el coste de una prótesis convencional.



En la presentación del Proyecto Rumbo, Hacia un modelo de autonomía personal

conectada e inclusiva, se presentaron también nuevas propuestas a este respecto.


Seguiremos de cerca todos los avances tecnológicos e investigaciones innovadoras, que puedan facilitar el ejercicio de nuestros derechos, para que podáis disfrutar de todas las ayudas que nos brinde la impresión 3D.

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page